Hablar de “ginebra Premium” o “mejor ginebra” no es una tarea sencilla. Para Conde Lumar lo que define a una ginebra como Premium es la calidad y pureza en su conjunto.

Para elaborar la mejor ginebra azul, rosa o violeta  comenzamos con una baya de enebro de calidad que ha sido cuidadosamente seleccionada,  la maceración de la nebrina se hace siempre de forma artesanal en alcohol puro.

El alambique es el elemento diferenciador en la destilación, nuestros alambiques son de cobre tradicional de principios del S XIX destilan a fuego lento, excelente purificador que saca lo mejor de la destilación. Destilamos 5 veces el alcohol para obtener su mayor pureza, se consigue así que el alcohol no predomine sobre los botánicos naturales. Conde Lumar incorpora todo el concentrado de alcohol destilado, es decir, el 40%, apenas produce 60 botellas diarias y su llenado, etiquetado y la posterior adición del oro se realizan a mano.

Las grandes marcas de ginebras realizan un máximo de 3 destilaciones, utilizan en sus fábricas grandes columnas de rectificación lo que les permite obtener una gran producción, llegando a embotellar hasta 5.000 botellas diarias. Incorporan botánicos artificiales  a costa de perder olor y sabor y solo aportan un 2% del alcohol destilado a sus botellas.