En muchas ocasiones vemos como se utilizan los términos “Whiskey” o “Whisky” para referirse a los distintos whiskies que encontramos en el mercado. Ambas acepciones son correctas pero hay que matizar que whiskey con “e”  es un término que se utiliza para todos las clases de Whiskies. Sin embargo, la palabra whisky queda exclusivamente reservada al whisky de origen escocés.

Hasta la década de 1870, el whisky escocés no era considerado un whisky Premium, distaba mucho de ser un whisky de calidad, por lo que los estadounidenses decidieron adoptar el término “Whiskey”  para distinguir su mejor whisky, el whisky de mejor calidad.

Hoy en día la diferencia radica en la forma de elaborarlo. En Escocia se utiliza la turba y la cebada malteada, mientras que en el resto del mundo la turba no es empleada y muy pocos maltean la cebada.

Es cierto que desde 1870 las cosas han cambiado mucho y desde hace bastantes décadas los whiskies escoceses, irlandeses o ingleses  han sido calificados como los mejores whiskies del mundo en las mejores competiciones. Es importante resaltar que los whiskies japoneses están ganando adeptos y ya en el 2018 un whisky Japonés fue  galardonado en la prestigiosa competición World Whiskies Awards 2018 como mejor Single Malt en la categoría World’s Best Single Malt. El whisky Conde Lumar es de origen escocés; de entre los whiskies más Premium Conde Lumar ha seleccionado  este whisky por haber sido cuidadosamente destilado en pequeños alambiques de cobre Pot Still a través de un proceso de destilación discontinuo, largo y costoso. Un añejamiento artesanal en barricas de roble americano y posteriormente en barricas de roble español, ha asegurado un whisky de lujo diferente, de la mejor calidad, con aromas, sabores y olores únicos ideal para disfrutar solo o “on the rocks”.